La especialidad de rehabilitación veterinaria, es relativamente nueva y poco conocida. Los veterinarios que nos dedicamos a ella trabajamos siempre muy en consonancia con el resto de las especialidades y somos una herramienta más en el camino a la excelencia del tratamiento veterinario. Estamos ahí para ayudar en tratamientos y pacientes que han pasado por un quirófano o que necesitan de una recuperación ortopédica o neurológica para recuperar su vida funcional, y en muchos casos la rehabilitación es la única opción terapéutica que les podemos ofrecer a nuestros pacientes.

     LAUREN, UN RETO PROFESIONAL

Lauren es un galgo macho recogido en la calle en muy malas condiciones y que nos remiten para su valoración, diagnóstico y posible tratamiento. Lauren presenta ausencia de movimiento de las cuatro extremidades, pobre condición corporal y varias heridas por decúbito además de una atrofia muscular generalizada.

En su primer examen neurológico (enero de 2017) Lauren presenta tetraplejia VII/VIII, reacciones posturales ausentes en los cuatro miembros y reflejos espinales también reducidos y todo agravado  por la atrofia muscular severa que presentaba. Su nocicepción es ausente en los miembros pélvicos

Se le realiza un estudio de resonancia que evidencia un hallazgo de alteración de la señal medular en columna cervical, compatible con una contusión medular cervical de posible origen traumático, sin embargo y a pesar de todo no se observaban signos de mielomalacia o necrosis tisular con lo que decidimos trabajar con él. 

1.-Terapia y Plan de Rehabilitación

Se le instaura una rutina de rehabilitacion de dos sesiones por semana y  ejercicicos diarios pautados para que los hicieran sus veterinarios encargados de su cuidado. El plan de rehabilitación propuesto para Lauren fue principalmente quitarle el dolor asociado a sus lesiones y poco a poco recobrar algo de elasticidad en los tejidos

La primera sesión con Lauren, 20 días después de el diagnóstico, fue corta y muy dura para él; teníamos un paciente con un grave problema neurológico y asociado a esto otro problema muy severo ortopédico con una implicación del sistema musculoesquelético; presentaba acortamiento de tejidos blandos, adherencias y fibrosis además de heridas y úlceras por decúbito muy profundas que necesitaron más de una vez cirugía de reconstrucción.

En esa primera sesión Lauren solo era capaz de mover levemente la cabeza para levantarla; en el intento de ponerle de pie, tuvimos que desistir porque no fue capaz de soportarlo a nivel neurológico. Tuvimos muchas sesiones solo con electroestimulación y cinesiterapia pasiva.

Al mes de iniciar la rehabilitación, fue capaz de mover un poco las manos; fue su primer indicio de movimiento voluntario en las extremidades, pero se mantenía en decúbito y las movilizaciones en los posteriores se veían restringidas por los problemas de adherencias y fibrosis de los tejidos blandos, pero tenía sensibilidad profunda.

Poco a poco fue tolerando la cuadrupestación asistida y empezó a intentar sostenerse sobre su mano izquierda, seguimos usando la electroestimulación, tanto tipo TENS como el campo magnético pulsátil.

La rehabilitación de Lauren continúo adaptándose a cada cambio que mostraba el paciente, empezó a tener mejoría neurológica y cada vez era mas evidente que el problema estaba pasando de ser neurológico a ortopédico; cuando se intentaba la cuadrupestación, la atrofia y restricciones de los tejidos blandos de Lauren no permitían que pudiera tener una postura en la que pudiera llegar con las extremidades al suelo.

En la siguiente fase, Lauren mantenía algo la estación sobre sus miembros torácicos y un poco sobre su extremidad posterior izquierda, ahí se inició ejercicio terapéutico sobre cinta rodante, ya que había un inicio de movimiento voluntario de recolocación de extremidad anterior y funcionó. Lauren, después de 5 meses de rehabilitación, empezó a dar algunos pasos con las extremidades anteriores. 

Continuamos la terapia por iniciar  un plan de rehabilitación más dinámico, haciendo uso de elementos de propiocepción y equilibrio, balones y cojines terapéuticos además de la necesaria electroestimulación.

“El plan de rehabilitación siempre debe de evolucionar a la vez que sus pacientes.”

Seguimos con la cinta rodante fortaleciendo las manos y tan solo cuadrupestación de los miembros posteriores. Un año después de empezar con la terapia y plan de rehabilitación, Lauren comenzó a tener movimiento voluntario con los miembros posteriores y empezó de verdad su recuperación funcional.

Una vez que Lauren había recuperado el movimiento voluntario, solo nos quedaba por intentar mejorar el grave problema ortopédico asociado; había que fortalecer la musculatura para que pudiera ser autónomo y recobrar una vida normal.

Esta fase fue mucho más lenta y la rehabilitación fue trabajada con ejercicio terapéutico, circuitos de propiocepción, electroestimulación tipo TENS y tipo EMS y se mantuvo la terapia con campos magnéticos pulsátiles. Todo esto se incorporó a las otras terapias manuales que se le habían aplicado y se observó una gran mejoría en la postura y por tanto en la movilidad de Lauren.

Hoy Lauren finalmente ha sido adoptado y es capaz de sentarse, levantarse y tumbarse sin ayuda y corre y juega con otros perros con los que convive; sigue en tratamiento veterinario profesional que le ayuda a su completa recuperación, pero es un perro feliz gracias a la rehabilitación y a los cuidados que le dieron también sus veterinarios.

Todo esto no hubiera sido posible sin el trabajo de todas las personas implicadas, veterinarios, auxiliares y voluntarios que trabajaron codo con codo en la rehabilitación del paciente. Todo ello forma parte de “un paso más, la rehabilitación veterinaria” 

Elena Ruiz González

Veterinaria Rehabilitadora. Responsable del Servicio de Rehabilitación

Guadiamar Servicios Veterinarios de Referencia

Las imágenes contenidas en este artículo son propiedad del Autor y/o del Hospital Veterinario Guadiamar. Queda prohibida la reproducción total o parcial de las fotografías por cualquier medio, incluidos los sistemas electrónicos de almacenaje, así como su tratamiento informático, salvo autorización expresa del Autor y/o del Hospital Veterinario Guadiamar. Reservados todos los derechos de imágenes y textos.