Los conejos poseen una dentición decidua que se pierde justo antes del nacimiento, o pocos días tras el mismo. La dentición definitiva es elodonta, con raíces abiertas y de crecimiento continuado durante toda la vida del animal. Dicha dentición la conforman 28 piezas, con la siguiente fórmula: I(2/1) C(0/0) P(3/2) M(3/3).

Conformación dental del conejo

La alimentación de los conejos es herbívora estricta, y la dentición está especialmente diseñada para la ingesta de hierba. Los incisivos se emplean como herramienta para cortar; los premolares y los molares constituyen una unidad funcional en conjunto, permitiendo la molienda del alimento fibroso.

A diferencia de los roedores, los conejos poseen 6 incisivos definitivos, 4 maxilares y 2 mandibulares. Los incisivos contactan entre ellos en situación de reposo, mientras que los molares permanecen sin tocarse. De esta forma pueden emplear los incisivos para cortar el alimento (heno, verduras) sin utilizar el resto de piezas dentales. Una vez el alimento pasa a la cavidad oral se producen movimientos masticatorios laterales, que permiten el contacto entre molares y el descanso de los incisivos.

La dieta principal de los conejos en estado natural se basa en hierba, brotes y hojas, con un contenido elevado en fibra y un escaso aporte energético, por lo que deben ingerir grandes cantidades de alimento. Este hecho favorece el desgaste adecuado de las piezas dentales, que pueden crecer hasta 3mm a la semana. En cautividad, en muchas ocasiones se tiende a alimentarlos erróneamente con mezclas de semillas o piensos bajos en fibra y con una elevada cantidad de carbohidratos y grasas; ese alimento se ingiere con facilidad, provocando un desgaste incorrecto de las piezas dentales y el sobrecrecimiento de las mismas.

CAUSAS PREDISPONENTES A LA APARICIÓN DE PATOLOGÍA DENTAL

La mayoría de los problemas dentales aparecen como consecuencia del crecimiento continuado de los incisivos y de premolares y molares. La patología asociada a alteraciones dentales es, con diferencia, uno de los motivos de consulta más frecuentes en la clínica de conejos.

En la mayoría de ocasiones el origen de las patologías dentales en conejos es multifactorial. Entre las causas predisponente se incluyen:

  1. Alteraciones en el metabolismo del calcio. Los desequilibrios en la relación calcio/fósforo, así como la deficiencia de calcio y vitamina D3 en gazapos pueden alterar la estructura, posición y correcta formación de las piezas dentales. Por ejemplo, pacientes con pobre exposición a luz UVB están predispuestos a una incorrecta calcificación del alveolo dentario y a un desgaste inadecuado.
  2. Genética. Existen variedades de conejos (especialmente razas enanas o aquellas muy chatas) con predisposición a prognatismo, que provoca un incorrecto desgaste de los incisivos y el sobrecrecimiento de los mismos. El diagnóstico temprano en estos animales es esencial, ya que de no corregirse de forma precoz (mediante extracción de incisivos) desembocará en problemas de molares.
  3. Déficit de fibra en la dieta. El material fibroso (principalmente heno) permite un mayor tiempo de masticación y por lo tanto un mayor desgaste dental. La masticación de alimentos duros (maderas, piedras de calcio) provoca una incorrecta masticación y el desgaste anormal.
  4. Traumatismos. Los golpes o traumatismos repetitivos en incisivos (morder los barrotes de la jaula o superficies duras) pueden desembocar en maloclusión dental.

    Maloclusión de incisivos

    SIGNOS CLÍNICOS

    La sintomatología asociada a patología dental dependerá del grado de afectación y de la localización del sobrecrecimiento, así como de la posible presencia de alteraciones óseas o abscesos.

    El crecimiento excesivo de los molares maxilares provoca úlceras en carrillo, y el de los molares mandibulares en lengua; esto puede causar dolor y la aparición de sialorrea, tialismo y dermatitis húmeda. Los animales afectados suelen estar hambrientos e intentan comer, pero no pueden. El dolor continuado puede desembocar en la aparición de timpanismo y estasis digestivos. El cierre incorrecto de la boca conduce a modificaciones en los hábitos alimenticios, volviéndose más caprichosos en la ingesta y, si no se corrige a tiempo el problema, encontraremos alteraciones en la condición física del animal.

    Úlcera lingual por sobrecrecimiento de molares mandibulares

    En casos avanzados puede aparecer sobrecrecimiento de las raíces molares, desembocando en alteraciones óseas y/o abscesos. En el caso de abscesos maxilares es frecuente la aparición de epífora (por obstrucción del conducto nasolagrimal), descarga nasal y disnea, por compresión de los senos nasales, y abscesos faciales de diferente localización. En casos graves puede aparecer exoftalmos, por formación de abscesos retrobulbares.

    Epífora secundaria a obstrucción de conducto nasolagrimal

    Absceso mandibular asociado a patología dental

 

 

 

 

 

 

 

 

DIAGNÓSTICO

La historia y los signos clínicos pueden hacer sospechar de la presencia de alteraciones dentales. El diagnóstico definitivo se realiza mediante el examen de la cavidad oral (tanto de incisivos como de molares) por parte de un veterinario especializado. Es recomendable realizar radiografías bajo sedación (4 proyecciones: ventrodorsal, laterolateral y oblicuas de cada arcada). La realización de TAC resulta muy interesante para el diagnóstico preciso de alteraciones en raíces dentales, especialmente en el caso de abscesos.

Radiografía lateral de un conejo con prognatismo y maloclusión de premolares y molares

Imagen TC, absceso retrobulbar secundario a patología dental

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TRATAMIENTO

La elección del tratamiento dependerá del estado del animal y de la gravedad del proceso. Si se trata de un sobrecrecimiento leve puede ser suficiente la corrección de la dieta y el manejo para la resolución completa, al menos temporalmente. Si existen lesiones en cavidad oral es necesario realizar limado y/o recorte de molares, siempre bajo anestesia. Resulta fundamental el uso de material específico como potros de posicionamiento y limas especiales, y siempre debe llevarse a cabo por personal cualificado y especializado en el tratamiento de pequeños mamíferos. En el caso de lesiones extensas en encías o lengua resulta necesario administrar antibioterapia de amplio espectro, así como antiinflamatorios y analgésicos. En los casos de estasis digestivo debe corregirse la hipomotilidad y asegurar la ingesta de alimentos.

PREVENCIÓN

Las medidas de prevención van encaminadas a evitar y/o corregir las causas predisponentes, principalmente el aporte de una dieta adecuada y el acceso a la luz solar. Los conejos deben ingerir como mínimo un 60% de su dieta en forma de forraje (heno) de cualquier tipo, siendo recomendable una ingesta del 80-90% del mismo (aporte ad libitum). El diagnóstico precoz de las patologías dentales resulta fundamental para evitar alteraciones avanzadas que pueden llegar a afectar al hueso mandibular o maxilar. Es recomendable realizar revisiones dentales por parte de un veterinario especializado en animales exóticos, al menos 2 veces al año.

Alfonso Moya Vázquez.

Guadiamar SVR Servicios Veterinarios de Referencia.  Servicio de Medicina y Cirugía de Animales Exóticos.

Acreditado AVEPA nuevos animales de compañía/exóticos. GPCert(ExAP) ESVPS.

Las imágenes contenidas en este artículo son propiedad del Autor y/o del Hospital Veterinario Guadiamar. Queda prohibida la reproducción total o parcial de las fotografías por cualquier medio, incluidos los sistemas electrónicos de almacenaje, así como su tratamiento informático, salvo autorización expresa del Autor y/o Hospital Veterinario Guadiamar.