Cada día nuestros animales de compañía llegan a edades más avanzadas gracias a la concienciación de propietarios y veterinarios por realizar  chequeos periódicos para un diagnóstico precoz de enfermedades. También la mejora en ámbitos de salud y alimentación,  hace que podamos disfrutar durante más tiempo y con mejor calidad de vida de nuestras queridas mascotas.

Como consecuencia de lo anterior, lo que hoy quiero mostraros  en este blog,  es que  cada vez son más numerosos los casos de pacientes con procesos tumorales que acuden a nuestras consultas;  por ello es importante la realización y desarrollo  de un abordaje completo y multidisciplinar para poder conseguir los mejores resultados (paliativos o curativos). De este modo nuestros pacientes podrán siempre tener el manejo más adecuado y digno de su enfermedad.

El rol más importante, como clínicos veterinarios, es la concienciación de que todo nódulo, bulto o masa debe ser puncionado, biopsiado o analizado a la mayor brevedad posible y cuando el nódulo posea menor tamaño,  pero por desgracia no todos los nódulos o masas son visibles y accesibles externamente, por eso la necesidad de hacer un buen examen clínico con pruebas de imagen para chequeo y visualización de órganos internos tanto torácicos como abdominales.

El “tamaño sí importa” y nos va a condicionar en muchas ocasiones si vamos a poder realizar un procedimiento quirúrgico más o menos agresivo o mejor dicho curativo. Cuanto más pequeño sea el nódulo más difícil es puncionarlo pero más fácil es poder recoger células que nos identifiquen la estirpe celular de ese tumor; en grandes tumores o masas vamos a poder encontrar zonas de hemorragias, necrosis y células inflamatorias que nos pueden hacer tener un diagnóstico erróneo y es en este caso cuando tenemos que recurrir a técnicas de biopsia excisional o incisional para poder CONOCER A NUESTRO ENEMIGO.

En Procesos intra-corpóreos, las pruebas de imagen ( ecografía, radiografías, TC o Resonancia magnética), nos permiten visualizar órganos internos y el stadiage del tumor, que no es más que saber si ya nuestro animal presenta otras estructuras lesionadas o invadidas o dicho de otro modo, si las células tumorales se han asentado en otros barrios o zonas del cuerpo.

Para la mayoría de las pruebas de punción no va a ser necesario un procedimiento anestésico sobre el paciente (que es nuestra primera opción) aunque en algunas ocasiones la sedación o la anestesia ayudan a un mejor manejo del paciente durante el procedimiento de toma de muestras.

La Punción extra o intracorpórea es la técnica más sencilla, económica e indolora pero a veces y sobre todo dependiendo de la capacidad exfoliativa, presencia de cavidades de líquido, necrosis o incluso de la des-diferenciación del tumor, vamos a tener que pasar a otras técnicas más agresivas como es la biopsia.

La técnica de toma de muestras mediante biopsia  implicaría en la mayoría de las ocasiones un procedimiento de sedación o  anestesia puesto que vamos a tener que hacer una resección parcial o completa del sobre-crecimiento para aportarnos información sobre la estirpe celular a la que pertenece y el número de mitosis. Con todo esto vamos a tener una información muy valiosa para una de las herramientas más curativas en los casos de tumores que es la EXTIRPACIÓN QUIRÚRGICA

Un planteamiento quirúrgico acertado y precoz puede salvar la vida de nuestras mascotas, de ahí la importancia de intentar a la primera, eliminar completamente el tumor.

La CIRUGÍA ONCOLÓGICA marca a los cirujanos como actuar individualmente frente a cada paciente y a cada tipo de tumor puesto que todo lo recogido anteriormente como tamaño, localización, presencia o no de metástasis con afección ganglionar u otros órganos a distancia van a hacer plantear junto al ONCOLOGO la necesidad de un tratamiento previo o post-quirúrgico para conseguir una mejor supervivencia.

 

CONCLUSIONES

  • Siempre se debe aspirar/biopsiar la masa antes de comenzar un tratamiento.
  • Nos permite plantear el procedimiento quirúrgico de forma más adecuada.
  • Nos puede indicar si la cirugía, es o no es, el tratamiento ideal.
  • Nos proporciona resultados rápidos y con menos complicaciones.

 

Carmen Acosta de la Corte
Responsable del Servicio de Cirugía de Tejidos Blandos
Co-responsable del Servicio de Oncología
Co-responsable del Servicio de Diagnóstico por Imagen
HOSPITAL VETERINARIO GUADIAMAR (Servicios de Referencia)