La catarata es una de las patologías mas frecuentes en oftalmología veterinaria consistente básicamente en una pérdida de transparencia del cristalino. Esta transparencia se debe a diversos factores como la ausencia de organelas intracelulares y núcleos en las fibras del cristalino, lo que proporciona una baja densidad, así como a la disposición de estas fibras.

En la mayoría de los casos se produce como consecuencia de cambios en el contenido proteico, en las bombas metabólicas y cambios en la actividad antioxidante, así mismo, se produce un aumento de proteínas insolubles.

Para examinar el cristalino es necesaria la realización de midriasis farmacológica, habitualmente usando tropicamida con la que obtenemos una midriasis rápida (15-20 min) y de pocas horas de duración. La exploración con lámpara de hendidura nos permitirá precisar la posición exacta de las opacidades así como la detección de inestabilidades por debilidad de la zónula que sustenta al cristalino (subluxaciones de la lente).

CÓMO PODEMOS CLASIFICAR LAS CATARATAS

La clasificación  de la catarata se pude realizar en función de la causa (diabéticas, traumáticas, hereditarias…), de la edad de presentación (congénitas, juveniles, seniles…) y de la localización de la opacidad (capsular, subcapsular, cortical, nuclear, en sutura, axial o ecuatorial). Aunque la clasificación más habitual esta basada en su grado de desarrollo, pudiendo ser incipiente, inmadura, madura e hipermadura.

Distintos estadios evolutivos de catarata

 

TRATAMIENTO DE LAS CATARATAS

El único tratamiento efectivo para solucionar la patología de las cataratas es la cirugía, siendo la facomulsificación e implante de lente intraocular artificial la técnica de elección. Consistente en la ruptura mediante ultrasonido y aspiración posterior de las fibras del contenido de la lente, permaneciendo la cápsula en la que es inyectada la lente intraocular. Este procedimiento se realiza a través de una microincisión de 2,75mm junto al limbo corneal.

Aspecto postquirúrgico con lente intraocular

La tasa de éxito de cirugía de cataratas es de un 90-95% de éxito. No obstante, como en cualquier procedimiento quirúrgico existen posibles complicaciones, las más habituales son la hipertensión, el desprendimiento de retina, el edema corneal  etc. La realización de la cirugía en estadios tempranos minimiza las complicaciones postquirúrgicas.

Resulta fundamental la realización de un chequeo prequirúrgico tanto general, ya que el procedimiento se realiza en todo caso con anestesia general, como específicamente oftalmológico. Electroretinografía, ecografía ocular, tonometría y gonioscopia serán fundamentales para comprobar la integridad y función de todas las estructuras oculares.

Las cataratas que frecuentemente aparecen en pacientes diabéticos, son consideradas de urgencia quirúrgica ya que el mecanismo por el que se generan hace que sean intumescentes y la presión ejercida sobre la cápsula puede ocasionar la ruptura de esta con la consiguiente uveítis facoclástica y peor pronóstico.

Ecografía e imagen de catarata intrumescente secundaria a diabetes

Fidel Causse del Rio

Responsable del Servicio de Oftalmología

Hospital Veterinario GUADIAMAR. Servicios de Referencia